Los viajes de incentivo

Por Alejandro Watson- Watson & Asociados

En una economía en proceso de recuperación como laque enfrentamos al entrar al 2013, hay que refrescar conceptos importantes para la productividad de las empresas, y entre éstos encontramos el tema de los incentivos en las empresas. Y dentro de sus variables, los viajes. Este segmento ya representa toda una industria que, si bien no ha sido un actor reciente dadas las condiciones mundiales económicas, hoy reaparece como una oportunidad emergente, clara y rentable en apoyo a corporativos de empresas, y para los proveedores de la industria de la hospitalidad. De esta forma, veamos algunos aspectos a considerar de
esta industria:

¿Qué objetivos persiguen los incentivos?

¿Cuáles son los tipos y formas de incentivar?

¿Qué beneficios tiene una empresa al aplicar estos programas?

Primeramente seamos claros: el tema de los incentivos, es un tema de productividad. Para comenzar, cabe aclarar que mucha gente ha desvirtuado el concepto, al confundirlo con un tema de comisión o bonos. Esto es algo de lo que hay que alejarse, a fin de comprender
el fenómeno en su justa dimensión. Para eso, vayamos a un concepto básico al respecto: el viaje de incentivo es una forma única y seria de viajar, que juega un papel estratégico en la relación entre la empresa, sus clientes y empleados.

La implementación de un programa de viajes de incentivo puede influenciar directamente los resultados financieros de una empresa, así como resolver problemas que se presenten en el ámbito de la operación, cuando las comisiones o bonos son sólo esquemas de compensación variable. Un Incentivo no es solamente un premio, es un conjunto de estrategias que incluyen: investigación comunicación, entrenamiento y medición.

Detrás de la planeación de un programa de viajes de incentivosexiste un proceso de gran proyección que involucra la
implementación de mediciones, planes de promoción, sistemas de monitoreo, evaluación, difusión y comunicación. El viaje de incentivo en sí mismo es la fase final de una campaña con multitud de acciones, y que involucra todos los
aspectos de la motivación en los negocios. Sus resultados son medibles, su enfoque está centrado en la rentabilidad y su retorno de inversión (ROI) es perfectamente cuantificable. Quizás el tema más llamativo alrededor de la rentabilidad es que es 100% autofinanciable, pues se basa en resultados “extraordinarios”.

 

¿Por qué es importante que las empresas incentiven a sus empleados?

Veamos tres razones básicas y puntuales a este respecto:

1. Porque cada vez más, crece la competencia y se dificulta
la competitividad.

2. Porque existen mayores retos y complejidades para alcanzar
los objetivos de los colaboradores de cualquier nivel.

3. Porque el mantener un nivel de motivación y recompensa
se vuelve estratégico para los planteamientos de las empresas.

 

¿Qué necesitan las empresas para implementar estrategias funcionales en este sentido?

De inicio habrá que contar con un plan estratégico claro, y que éste sea compartido en todos los niveles de la organización. El proyecto debe ser considerado valioso por la misma. Asimismo, se debe favorecer una cultura interna que promueva el trabajo de equipo y empoderamiento, y un planteamiento estratégico multinivel claro y alcanzable (pues no hay nada peor que una meta inalcanzable). Para ser exitosos, es necesario contar con un programa de comunicación hacia el interior de la organización, y establecer un programa de seguimiento de avances, mejoras y recompensas que además de atractivas ofrezcan un valor,
para ser buscadas por los colaboradores.

Finalmente habrá que determinar un programa en el cual se pueda medir el retorno de inversión a la empresa, una
fórmula sencilla: al ser los incentivos una resultante de un ingreso adicional, se puede medir su aporte. La fórmula sencilla
para medirlo es la ecuación Dupont, que señala que la suma del ingreso neto adicional dividido por la inversión en
el programa de incentivo, brindan como resultado el retorno de inversión.

 

Algunos consejos para empresarios que quieran mejorar sus metas laborales:

• Todo plan de motivación debe de partir de ideas simples, pero grandes.

• Pensar en visión 360°.

• Considerar estrategias de comunicación que permitan mejorar el trabajo de equipo de la organización y los resultados.

• Entender que los incentivos son auto-costeables, pues solo obtiene el beneficio aquel que ha logrado alcanzar metas que representan
un porcentaje de la inversión realizada. De acuerdo a distintos estudios del sector, los viajes son considerados como el mejor motivador, y evaluando sus características vs. otras formas de incentivo podemos decir que los viajes de incentivos son percibidos como un premio muy diferenciado.

• Evaluado vs remuneración en dinero, cuesta menos, es más promovible y más memorables

• Ofrecen distintas variables y alternativas de experiencias

• Dan posición, crean ámbito de lograr metas

• Establecen hábitos de trabajo

• No son confundidos con una remuneración

• No causan remordimiento / Separan a su cliente de la competencia

• Los ganadores se sienten orgullosos de su premio

En conclusión, el viaje de incentivo puede ser un gran detonador de resultados, de mejoras operativas e incluso de crecimiento de
carteras o de market share. Sólo se trata de ponerlo en la agenda de las empresas, para -de esta forma- empezar a generar un nivel de motivación y rentabilidad mayor. A su vez el viaje de incentivo deberá asegurar al “ganador” una experiencia que deje una marca memorable, a través de un programa que atienda todos esos detalles que hacen la diferencia, y que permita -como consecuenciacontribuir a lograr los objetivos de la empresa.

Otro factor relevante a considerar es que si deseamos entender un poco el rumbo de la tendencia en el corto y mediano plazo, podemos asegurar que hay y continuará habiendo un aumento de Travel Awards individuales, en donde los participantes quieren más
tiempo libre y más posibilidades de elección cuando se trata de su experiencia grupal en viaje de incentivo, por lo que no debería
ser una sorpresa para nadie que la demanda de viajes de premios individuales, que se extienden por los dos viajes y categorías de
mercancías (individual y en grupo) esté en aumento también.

De acuerdo a los expertos en el segmento, para los Estados Unidos, durante los últimos años ésto ha crecido tomando en cuenta
la recesión mundial, por lo que la redención de viajes individuales se ha venido incrementando a rangos incluso superiores a una
tasa del 10%. Agregan también que el gasto promedio de los participantes del programa también se ha incrementado en aproximadamente un 25%. Esta tendencia nos marca que los clientes que utilizan incentivos en sus empresas quieren asegurarse de que si se busca regalar un premio de viaje, toda la experiencia debe ser de primera categoría.

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedIn
Travelista