La comunidad 60+, principales anfitriones en Airbnb

 Airbnb Collage

La plataforma de búsqueda y contratación de hospedaje “como en tu propia casa” Airbnb, ha comunicado que los mayores de 60 años representan uno de los principales grupos etarios en ofrecerse como anfitriones en el servicio, destacando que a menos mil de los siete mil millones de habitantes de este planeta tienen más de 60 años y cuentan con varias décadas de experiencia e infinidad de historias a sus espaldas, lo que les convierte en algunos de los anfitriones ma?s dedicados de su comunidad.

De acuerdo a una comunicación reciente, Airbnb ha señalado que “el turismo ha cambiado mucho con el paso de los años, pero no siempre para bien. Los viajes organizados para las grandes masas y la mercantilización de la industria hostelera nos han alejado del factor humano, de ese anhelo de disfrutar de la interacción con otras personas. Puede que por eso no resulte sorprendente que algunos de nuestros mejores anfitriones sean personas que crecieron en una e?poca en la que viajar consistía en conocer a gente nueva. En Airbnb, estos experimentados anfitriones no son solo una parte importantísima de nuestra comunidad: también son algunos de nuestros líderes más eficaces.”

Casi un millón de usuarios de Airbnb son mayores de 60 años y, de entre todos los anfitriones, el 10 % se sitúa en este rango de edad. Todos ellos proceden de contextos muy diferentes.

Algunos de los anfitriones de edad avanzada se animan a hospedar para obtener ingresos adicionales, ya que muchos subsisten con un presupuesto muy ajustado. El 56 % esta?n jubilados y el 49 % viven de su pensión. El dinero que ganan con esta actividad les permite cubrir sus gastos y tener una mayor estabilidad económica.

El anfitrión de edad avanzada medio gana menos de 6.000 do?lares americanos al an?o alojando a huéspedes por una media de menos de 60 días al año, lo que le proporciona el suficiente dinero para cubrir las compras y gastos básicos, o incluso permitirse algún viaje. El 41 % afirma que esta actividad les ha permitido quedarse en la casa a la que llevan años llamando hogar.

Airbnb destacó que a sus oficinas llegan muchísimas historias de anfitriones de todo el mundo como por ejemplo Janice, de Louisville, en Estados Unidos, que utiliza el dinero que gana para pagar los gastos de mantenimiento de su casa y hacer algunas reparaciones básicas.

Adicionalmente, como muestran los datos del Centro de Longevidad de Stanford, el aislamiento puede suponer un problema muy serio dentro de las comunidades de personas de edad avanzada. Ejercer su labor como anfitriones de Airbnb les permite traer el mundo a la puerta de su casa, conocer gente de todos los rincones del planeta y relacionarse con los huéspedes desde la comodidad de sus hogares.

De hecho, muchas de las personas que en su momento decidieron animarse a hospedar por motivos económicos afirman que los beneficios sociales que les proporciona esta actividad han resultado ser una nueva motivación para ellos. Casi un tercio sigue recibiendo a viajeros en su hogar principalmente por esta razón. Entre ellos se encuentra Eijiro, de Japón, que vive solo en su apartamento desde que su mujer falleció?.

Estabilidad económica y flexibilidad

El dinero que ganan los anfitriones mayores de 60 años desempeña un papel muy importante en su situación financiera.

Más de dos terceras partes de nuestros anfitriones mayores de 60 an?os buscan lo mismo que Laurel, de Menlo Park, en California: un poco de compañía ahora que sus hijos ya no viven en casa. Los resultados hablan por si? solos: su presencia y atención hacen que los huéspedes se lleven una mejor impresión y unos recuerdos imborrables. De hecho, los anfitriones de esta franja de edad reciben un 7,5 % más de valoraciones de cinco estrellas que el resto.

Después de perder a su marido y su trabajo, las hijas de Rosa la animaron a convertirse en anfitriona en su casa de Barcelona. Utiliza sus ingresos de Airbnb para pagar las facturas y ha recibido a huéspedes de todo el mundo, desde viajeros procedentes de Tasmania y Taiwán hasta dos hermanas de Azerbaiyán.

Pero hay muchas otras historias como las de Janice y Rosa. El 45 % de los anfitriones de edad avanzada cuentan con el dinero que ganan con Airbnb para llegar a fin de mes y lo invierten en afrontar gastos básicos de la vida diaria. Estos ingresos adicionales son fundamentales para ellos: el 56 % están jubilados y viven de su pensión.

Para muchas personas de edad avanzada, su casa es su bien ma?s preciado, pero también supone una gran responsabilidad. El anfitrión medio de este rango de edad reside en la misma vivienda desde hace ma?s de 16 años y el 68 % planea quedarse en ella en el futuro cercano o hasta que lleguen sus últimos días de vida. El 41 % afirma que hospedar a otras personas les ha permitido cubrir los gastos del hogar y mantener sus viviendas.

Inclusión social

Conocer a huéspedes nuevos es una forma fantástica de mantenerse en contacto con sus comunidades y con el resto del mundo. Aunque casi la mitad de los anfitriones mayores se animan a hospedar por motivos económicos, la mayoría afirma que los aspectos sociales les han proporcionado beneficios inesperados que hacen que quieran mantener esta actividad.

Eijiro es un ingeniero e investigador jubilado que reside en Tokio sin ma?s compañía que e?l mismo. Después del tsunami que azotó las costas de Japón en 2011, decidió reformar una de las habitaciones de su casa para dar cobijo a las víctimas y comenzó su andadura como anfitrión en 2012. Destina los ingresos que obtiene a través de Airbnb a distintas organizaciones sin ánimo de lucro de Asia que luchan contra la pobreza infantil.

El 74 % de los anfitriones de edad avanzada de Airbnb viven solos o únicamente con su pareja. Esta labor les permite acercar el mundo a la puerta de su casa cuando ya no están en condiciones de viajar. De hecho, el 28 % de los anfitriones nos explicó que, por encima de todo, siguen hospedando para conocer a gente nueva. Por su parte, el 15 % lo hacen para mantenerse activos.

Sin embargo, incluso los anfitriones cuya motivación principal no es mejorar su agilidad mental o su capaz para relacionarse se benefician de esta actividad:

  • El 78 % afirmó que les ha ayudado a aumentar su actividad física.
  •  El 83 % contestó que ser anfitriones les ha permitido mejorar su agilidad mental.
  • El 82 % sostuvo que hospedar les ha servido para mejorar sus habilidades sociales y emocionales.
  • El 31 % respondió que ser anfitriones de Airbnb ha hecho que confíen más en los desconocidos.
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedIn

Tags: , ,

Travelista