Turismo Consciente en el Ecuador una filosofía llevada a la práctica

Ecuador es un país que otorga gran relevancia al cuidado del ambiente y la naturaleza, como hábitat en el que se produce y desarrolla la vida. Por este motivo, desde el año 2008 se reconoce a la naturaleza en la Constitución de la República del Ecuador, llamada Pacha Mama en Quechua, la lengua de nuestros antepasados. En ese reconocimiento, se faculta el derecho a que se respete integralmente su existencia, así como el mantenimiento y regeneración de sus ciclos vitales, estructura, funciones y procesos evolutivos.

De igual manera, la Planificación Nacional del Gobierno “Plan Nacional para el Buen Vivir”, garantiza en su cuarto objetivo los derechos de la naturaleza, promoviendo un ambiente sano y sustentable que permita el buen vivir de las generaciones venideras.

La propuesta de un Turismo Consciente nació en Ecuador en el año 2010. Empezamos a discutir en este pequeño país del centro del mundo, todas aquellas cosas de las que nadie estaba hablando abiertamente, en relación a los impactos propios de la industria turística. Y es que debemos reconocer que existe un lado negativo del turismo pues, mal gestionado y practicado, puede ser caldo de cultivo para males la inequidad social, la desigualdad de género, la explotación de menores, el tráfico de drogas, lavado de activos y otros etcéteras.

Fue así que reflexionamos sobre el turismo ético, el turismo responsable y los conceptos del turismo sostenible. Pero nuestra búsqueda nos llevó más allá. Y fue entonces que empezamos a hablar sobre un turismo de conciencia, una filosofía integral, que se basa en los valores de la paz, la amistad, el respeto y el amor por la vida como la esencia de la práctica turística.

El año pasado, en 2012, con el apoyo de la Organización Mundial del Turismo se dieron cita en Quito la capital del Ecuador, los más importantes cónclaves para el desarrollo del sector turístico a nivel mundial: el II Congreso Mundial de Ética y Turismo, la 54a. Reunión de Ministros de Turismo de las Américas de la OMT, y la XX Reunión de Ministros de Turismo y Altas Autoridades de Turismo de la Organización de Estados Americanos.

El propósito de estas reuniones fue debatir sobre el turismo de conciencia como una nueva forma de gestión para un mejor futuro del sector, pero más aún para un mejor futuro y bienestar de todos, participemos o no de su cadena de actores e industrias relacionadas. No poniendo el foco en un vivir mejor sino más bien en un vivir bien. En definitiva un buen vivir, dando cabida a la filosofía ancestral de nuestros padres indígenas.

Esta propuesta, reflexiva e innovadora, está inspirada en la relación hombre-naturaleza y se define como “una experiencia de vida transformadora, fundamentada en el bienestar físico y espiritual del hombre; que plantea trascender del viaje de recreación y ocio, influiyendo positivamente en la forma en que los viajeros conciben y viven sus vidas, brindándose la oportunidad de convertirse en mejores seres humanos”. Se trata de una concepción viva y dinámica, que forja un nuevo paradigma de contribución y fortalecimiento al desarrollo de una mejor gestión turística para los pueblos.
Ecuador ha dado enormes pasos en miras de vivir conscientemente en todas las áreas del desarrollo humano, buscando el “Sumak Kawsay” – buen vivir – del Quechua. Un ejemplo de esta práctica es el programa Socio Bosque, cuyo objetivo es la conservación de las áreas de bosques nativos, páramos y otras formaciones vegetales endémicas del país. De esta forma se reducen las tasas de deforestación (al 50%) y las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas (incluyendo el otorgamiento de certificados de Reducción de Emisiones por deforestación evitada – CERs).
El proyecto Yasuní ITT es otro ejemplo notable de estas iniciativas, poniendo en evidencia el rol que ha asumido el gobierno en el manejo de los recursos naturales. El proyecto propone al mundo preservar uno de los lugares más biodiversos del planeta. Ecuador se compromete a no explotar indefinidamente las reservas de 846 millones de barriles de petróleo, la comunidad internacional participa con un aporte financiero y se crea un fondo de capital, administrado por el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), con la participación del Estado, la sociedad civil ecuatoriana y representantes de los contribuyentes. Los fondos son entregados al Estado ecuatoriano para proyectos destinados exclusivamente a los objetivos definidos, relacionados a las energías renovables y la conservación, reforestación, eficiencia energética, programas sociales, investigación e innovación.

Además, Ecuador cuenta con un proyecto específico en el ámbito turístico destinado a las Áreas Turísticas Protegidas (conocidas como ATPs), concebido sobre la base legal de la Ley de Turismo, promulgada en Diciembre de 2002, con la finalidad de “… dar protección a los recursos en los entornos turísticos, para- sobre esta base- identificar y promocionar usos compatibles y excluir usos no compatibles, considerando la seguridad, higiene, salud y preservación ambiental, cultural y escénica”.

Actualmente, se aplica una metodología desarrollada para la selección de destinos turísticos protegidos, y se han definido inicialmente 10 sitios, como zonas candidatas a constituirse en ATPs. Puerto López, un pequeño pueblo de pescadores en la costa ecuatoriana y puerta de entrada al Parque Nacional Machalilla, fue declarado en mayo 2013 por el Presidente de la República Rafael Correa, como la primer Área Turística Protegida del Ecuador.

El Ministerio de Turismo es quien genera los elementos técnicos de sustento para la implementación del Programa Áreas Turísticas Protegidas, mediante la suma de criterios y asesorías expertas en temas como Planificación Turística, Planificación Espacial, Desarrollo Económico Local y Asistencia Legal, etc.

El propósito de nuestra vida no debe ser vivir mejor, sino vivir plenamente satisfechos con lo que tenemos, como lo hicieron nuestros antepasados. Nuestra convicción es que el turismo consciente está totalmente alineado con ese concepto, y por lo tanto procuramos difundirlo con pasión en todo el mundo.

El filósofo y sociólogo Francés Edgar Morin se refirió a Ecuador en 2011, profiriendo su respeto por la del Sumak Kawsay, como así de la intención de Ecuador practicar un turismo de conciencia. Todos estos esfuerzos han posicionado al país como uno de los destinos turísticos aún por descubrir, siendo -entre otros hitos- elegidos como el cuarto puesto de países recomendados, según el libro “Best in Travel”, de la reconocida guía para consumidor final Lonely Planet, y siendo el único país de América del Sur en esta lista.

Ecuador es el resumen del mundo: es el país mega diverso más compacto del planeta, en un territorio de apenas 253.000 km2. Esta tierra pluricultural y asombrosa alberga a catorce nacionalidades con su propia cultura e idioma. De la mano del Turismo Consciente y del “Ama la Vida”, al que invita el lema de nuestra marca-país, contribuimos positivamente a un cambio de paradigma para el sector de viajes y turismo en el mundo.

 

Por: Carla Portalanza

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedIn
Travelista