Un aeropuerto con diseño sustentable

sustentabilidad

|Por Eugenio Perissé|

El proyecto para el nuevo aeropuerto Baltra fue desarrollado por ECOGAL, y su construcción a cargo de Helport Ecuador, ambas empresas pertenecientes a Corporación América, holding de capitales argentinos que tiene participación en gran cantidad y diversidad de actividades, entre las que se incluye la aeroportuaria. En mi caso, siendo arquitecto,  actué como Project Manager integral durante el proceso de proyecto, construcción y certificación.

El Nuevo Aeropuerto Ecológico de Galápagos

Ubicación

Baltra, integrante del archipiélago de Galápagos, se encuentra a más de 1000 km de la costa del Ecuador continental. Los vuelos que allí llegan, son procedentes de Quito o Guayaquil. Por lo tanto, el aeropuerto no tiene instalaciones aduaneras, pero sí un estricto control para evitar el contrabando de plantas y animales desde o hacia las Islas, factor que en su diseño fue tenido en cuenta.

La isla tiene 5,5 km de ancho y 8 km de largo, y no posee asentamientos más allá de una pequeña base naval y la estación de suministro de combustible. Todos los pasajeros continúan su viaje en ferry, pequeños cruceros o en avioneta a otras islas del archipiélago.

Sustentabilidad

El crecimiento del transporte aéreo internacional tiene un efecto importante en las emisiones de gases de efecto invernadero, mientras que el turismo tiene también, un importante impacto en las poblaciones locales y los ecosistemas.

La nueva terminal de pasajeros del Aeropuerto de Baltra, ha sido diseñada con el objetivo de controlar los impactos futuros, a la vez que permite visitar un parque nacional único, declarado Patrimonio Natural de la UNESCO. Mientras que las islas dependen del turismo internacional, la alta vulnerabilidad tanto del sitio como del ambiente, hacen de este ejemplo un importante banco de pruebas de la construcción sostenible o sustentable.

Esto ha sido posible mediante la incorporación de una serie de estrategias de diseño pasivo complementario y de bajo consumo de energía, incluyendo:

  • evitar la refrigeración mecánica en un sitio que está a nivel del mar en el Ecuador.
  • reflejar y generar luz difusa natural en todos los espacios públicos y las oficinas.
  • proteger totalmente de la radiación solar directa en todos los espacios interiores.
  • fomentar la ventilación y circulación natural de aire con fines de refrigeración.

Una de las primeras estrategias de diseño adoptadas contempló un plan de uso del suelo, situando el nuevo edificio a una distancia segura de la pista de aterrizaje, pero orientado para captar brisas y evitar el sol directo.

El proyecto cumple con los requisitos de seguridad internacionales y cuenta con especiales controles para evitar el tráfico de especies exóticas, mientras que el mantenimiento de espacios abiertos naturales tiene como objetivo lograr un ambiente de alta calidad para los pasajeros.

Las altas temperaturas ambiente con alta humedad relativa se combaten con el acondicionamiento natural, el movimiento del aire con ventilación cruzada, y el efecto moderador de la masa térmica con la utilización de materiales de construcción locales.

El edificio, generalmente es usado por la mañana, de  7:30 am a 2 pm, cuando las temperaturas son más bajas. En los espacios especiales, en donde el movimiento natural del aire no es posible o cuando se requiere enfriamiento adicional, se coloca ventilación forzada e inyección de aire.

Los turistas internacionales llegan para ver la flora y fauna y las condiciones ecológicas especiales que se encuentran en las Islas. Por lo tanto, el edificio ofrece una experiencia especial, manteniendo como condición y objetivo reflejar el clima local, y no que el ambiente sea controlado artificialmente, como sucede típicamente en las terminales aeroportuarias convencionales. Las vistas al paisaje abierto, los patios con plantas locales, y las paredes de piedra local se combinan para apoyar esta primera y última impresión que los viajeros se llevan de las islas.

El edificio también tiene como objetivo responder a los criterios internacionales de sostenibilidad, con base en créditos de certificación de los EE.UU., como el Sistema de Clasificación LEED para Nueva Construcción y los requisitos de los aeropuertos sostenibles publicados por el Consejo Internacional de Aeropuertos.

Recursos de diseño pasivo

El edificio cuenta con una serie de recursos de diseño bioclimático, con el objetivo de reducir los impactos climáticos externos desfavorables y promover la comodidad de los ocupantes. Las largas fachadas del edificio están orientadas al Norte y al Sur, lo que reduce las superficie expuesta al Este y al Oeste, que recibiría una mayor cantidad de sol por la mañana y por la tarde.

Requiriendo el diseño del aeropuerto de un plan relativamente profundo, la forma básica del edificio, de 180 m. de largo por 44 m.de ancho, está perforada por la presencia de patios.

Estrategias de luz de día

Si bien el diseño logra el sombreado completo de la luz solar directa, el interior tiene que lograr un excelente nivel y calidad de luz día.  La profunda planta de la terminal del aeropuerto, con 6 metros de aleros en las fachadas Norte y Sur, y 42 metros entre las hileras de columnas externas, requiere aberturas adicionales para la luz del día, proporcionada por una gran lucarna que atraviesa el centro del edificio. La misma distribuye la luz difusa en el espacio lineal, a fin de enfatizar el eje central de circulación. La abertura vertical está protegida por parasoles horizontales y mosquiteras, mientras que también actúa como un extracto de ventilación.

Un segundo sistema de claraboyas con orientación Sur se encuentra en el vestíbulo de facturación, las salas de embarque y la terminal de llegadas, en donde se requiere luz adicional.

Energía renovable

La terminal del aeropuerto incorpora dos sistemas de energía renovable:

• paneles fotovoltaicos.

• instalaciones solares de agua caliente para los bares, restaurante y duchas.

La instalación fotovoltaica reduce la dependencia de los combustibles fósiles utilizados en la planta de generadores diesel existente, ya que no hay acceso a la electricidad convencional. El sistema fotovoltaico proporciona alrededor del 25% de la demanda del edificio, y el 12% de la demanda total del aeropuerto.

Al estar ubicado dentro de una zona rural de parque nacional, se procuró no tener iluminación exterior ni de sitio, y se evitó la iluminación arquitectónica de fachadas. La iluminación interior cuenta con sensores de luz natural y de ocupación para apagado inmediato de las luminarias y dimerización cuando se está en presencia de suficiente luz natural. El proyecto solo cuenta con iluminación de emergencia en pocos puntos de la proyección de cubierta, las mismas que solo se encenderán en caso de existir una emergencia en caso de evacuación.

Abastecimiento y tratamiento de agua

El agua se suministra por una planta de desalinización y se bombea a tanques de almacenamiento en el aeropuerto.

El agua gris es tratada y reciclada, para reducir la demanda de desalinización. Además, se utiliza una variedad de Instalaciones especiales pensadas para reducir el uso del agua, tales como urinales que no utilizan agua, cabezales de ducha de bajo flujo y grifos de prensa.

Otras medidas de sostenibilidad que tomó el diseño del aeropuerto

Accesibilidad. El edificio tiene casi 200 metros de largo, con una diferencia en el nivel del suelo de 1,50 m entre los dos extremos. El techo está diseñado como un plano horizontal, mientras que dicha variación en el nivel del suelo se aloja en una serie de rampas suaves, de modo tal que todas las puertas de entrada y salida están a nivel del suelo al aire libre . Los pasajeros con movilidad reducida, así como aquellos viajando con maletas con ruedas, pueden llegar a todas las partes del aeropuerto, incluidas las instalaciones especiales para personas con discapacidad en todas las zonas de baño.

Estructura. Prefabricada de acero, se divide en secciones que no superan los doce metros, que es el límite de tamaño para los barcos de suministro disponibles. Es totalmente independiente de la mampostería para facilitar la eventual deconstrucción y reciclaje.

Una serie de paneles aislantes ligeros cubren el techo, mientras que los marcos de ventanas de aluminio se utilizan en las secciones abiertas de las fachadas. La mayoría de los muros de mampostería de piedra que se enfrentan son de solamente 3m. de altura.

Vistas: todos los espacios públicos y oficinas privadas tienen vistas al exterior, tanto hacia la pista de aterrizaje y el paisaje natural, como hacia el mar y hacia la isla Seymour.

Cabe mencionar además, que este proyecto no contempla ampliaciones futuras para el aeropuerto, como una medida adicional de control del impacto ambiental.

El proyecto ha sido aprobado por el Gobierno del Ecuador Dirección de Aeronáutica Civil y no me queda más que agradecer a un sinfín de profesionales que han actuado como proyectistas de arquitectura e ingeniería, como así también la asistencia prestada por muchas agencias gubernamentales y organizaciones no gubernamentales que participaron directa e indirectamente en esta compleja obra.

Eugenio Perissé es Arquitecto y Project Manager del equipo de Infraestructura Internacional de Corporación América, holding de capitales argentinos que tiene participación en gran cantidad de actividades en el mundo, desde  administración aeroportuaria, hasta servicios bancarios.

www.corporacionamerica.com

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedIn

Tags: , , , ,

Travelista