Copa del Mundo: contrarrestar el impacto ambiental de lo masivo

Foto FIFA

| Por Luz Yalj |

Los grandes eventos deportivos internacionales no solamente atraen la atención de las pantallas de millones de personas alrededor del mundo, sino a miles de viajeros entusiastas que viajan para acompañar a una gran cantidad de delegaciones de atletas y sus equipos profesionales de trabajo.

La copa mundial de la FIFA, recientemente desarrollada en Brasil, no fue la excepción. Como tampoco lo serán los Juegos Olímpicos, cuya organización avanza a paso firme. Desde Embratur, Travelista fue seleccionado como uno de los exclusivos medios en Latinoamérica para comunicar algunas acciones que se implementaron de cara a dichos eventos, en pos de la reducción de sus impactos medioambientales.

De acuerdo al informe, Brasil compensó en más de nueve veces la cantidad estimada de emisiones de carbono generadas directamente por la realización de la última edición de la Copa del Mundo FIFA.

Además de compensar las emisiones directas de la Copa, Brasil también buscó ser el primer país del mundo en compensar voluntariamente el 100% de las emisiones totales del evento – estimadas en unos 1,4 millones tCO2eq.Las emisiones indirectas derivaron principalmente del transporte aéreo internacional para la ocasión.

Ahora, el objetivo es transmitir la tecnología a los Juegos Olímpicos de 2016, afirmó la ministra de Medio Ambiente, Izabella Teixeira.“Esperamos poder dialogar con el personal de las Olimpiadas y traducir esa ganancia, también mediante el Ministerio de Deportes, para poder certificar todo ambientalmente”, anticipa.

Los números son el resultado del programa Iniciativa Bajo Carbono en la Copa, lanzado por el Ministerio de Medio Ambiente para estimular que empresas actuantes en Brasil, donen créditos de carbono y ayuden a compensar las emisiones generadas por la realización de la Copa.La ministra señaló que más de 15 empresas han adherido voluntariamente a la convocatoria pública de donación de créditos de carbono.

La adhesión no conllevó ninguna transacción financiera y las compañías participantes en la iniciativa recibieron el Sello Bajo Carbono. Siguiendo en esta área, la ministra destacó las acciones llevadas a cabo por los estados y ciudades sede orientadas a mitigar las emisiones, como la Certificación de las Arenas, los Planes de Gestión de Residuos y Reciclaje, iniciativas de movilidad urbana, como las bicisendas, y el uso de combustibles menos contaminantes (biodiesel y etanol).

Entre las iniciativas destacadas estuvo el Programa Gol Verde, en Salvador, que instituyó que cada gol de la Copa en la Arena Fonte Nova equivaldría a la plantación de 1.111 mudas de la Mata Atlántica.

Otra iniciativa exitosa sostenible durante la Copa del Mundo fue el Pasaporte verde, coordinado por los Ministerios de Medio Ambiente y de Turismo y por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que estimula a ciudadanos y visitantes a participar en un futuro más sostenible para el Medio Ambiente y Turismo y con los patrones más adecuados de consumo y producción. Teniendo como objetivo inmediato la Copa del Mundo, pero con una visión de largo plazo, la acción comprometió a empresarios y turistas, brasileños y extranjeros.

Con el lema “Eu cuido do meu destino” (Yo cuido mi destino”), la campaña Pasaporte Verde ha tenido cerca de 1.000 visitas por día en su sitio web, aplicaciones móviles y medios sociales. Estructurado con gobiernos estatales y municipales de las 12 ciudades sede, se ofrecen mapas con más de sesenta opciones de viaje que fomentan experiencias sustentables para el tiempo libre.

Otra de estas acciones es la Gestión de Residuos y Reciclables, que permitió la inclusión de 2.400 recolectores y la recolección selectiva de más de 182 toneladas de materiales reciclables en los estadios en las 12 ciudades sede.

En la Copa 2014, Brasil también lanzó la Campaña de Consumo Consciente, con el fin de promover productos orgánicos y la producción de la agricultura familiar del país.La campaña actuó en dos frentes:los 18 mil voluntarios participantes del Programa de Voluntariado del Gobierno Brasileño (Brasil Voluntario), que actúan fuera de las arenas, recibieron un kit de alimentos orgánicos no perecederos, adquiridos por el MDS en una modalidad inédita de compra institucional; las ciudades sede recibieron Puestos de Comercialización de Productos Orgánicos y de la Agricultura Familiar, con la participación de cerca de 60 grupos y asociaciones de productores, que representan unas 25 mil familias agricultoras de todo el país.El objetivo, además de la comercialización, es que la campaña deje como legado una cadena productiva cada vez más organizada y estructurada.

Se informa también, que ésta fue la primera Copa del Mundo en la cual todos los estadios siguieron modelos de construcción y de gestión sustentable, capaces de recibir certificaciones internacionales.De las 12 arenas, seis ya recibieron el sello LEED (Leadership in Energy and Environmental Design), reconocido internacionalmente:Castelão, Fonte Nova, Arena Pernambuco, Arena da Amazônia, Maracanã y Mineirão.

Es bueno saber que estas acciones se mantienen en movimiento de cara a las próximas Olimpíadas. Resulta fundamental que las organizaciones deportivas internacionales y los países anfitriones se comprometan cada vez más con el medio ambiente, y asimismo la búsqueda se extienda inevitablemente hacia la sustentabilidad social, a fin de que las únicas marcas que dejen atrás los eventos masivos de este tipo sean la alegría del espíritu deportivo y las huellas de los botines en el césped.

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedIn

Tags: , ,

Travelista